Diputado Ceroni pide Modificar el Código Civil para impedir que el padre o madre condenado por violencia intrafamiliar o con antecedentes de maltrato habitual ejerza el cuidado personal de los hijos   Boletín N°11241-18

Diputado Ceroni pide Modificar el Código Civil para impedir que el padre o madre condenado por violencia intrafamiliar o con antecedentes de maltrato habitual ejerza el cuidado personal de los hijos Boletín N°11241-18

 

Fundamentos: 

1.- En nuestro país, una situación fáctica desmentible dice relación con el creciente número de parejas que se separan de hecho, quienes, de manera previa, iniciaron un proyecto de vida en común pero que por diversas situaciones llegan a su fin. No es menor el número de parejas que, bajo estas circunstancias, deben resolver sobre cómo se llevará a cabo el ejercicio del cuidado personal de los hijos en común, en el caso de haberlos.

2.- Pues bien, a raíz de los últimos avances en materia legislativa sobre derecho de familia, nuestro país hoy cuenta con la ley 19.947, sobre matrimonio civil, donde se establece la necesidad de regular ciertas materias referentes a bienes, hijos en común y otros asuntos, previo a decretarse el divorcio, lo cual, sin dudas, representa una solución práctica para diversos hechos que en el pasado no estaban del todo resueltos.

3.- En ese sentido, nuestra legislación también ha dado un paso importante en cuanto a la regulación de las relaciones familiares tras la dictación de la ley 20.680, que introduce modificaciones a las reglas relativas al cuidado personal, consagrando como novedad legislativa para nuestro país, la posibilidad de ejercer, mediante acuerdo, el cuidado personal compartido de los hijos en común. Para ello, se deberá consagrar dicho pacto mediante escritura pública o acta suscrita ante oficial del Registro Civil, descartando la posibilidad de intervención judicial alguna, para estos efectos, ya que dicha instancia queda reservada para casos en que exista conflicto entre los padres, y en materia de cuidado personal compartido el legislador ha partido desde la base de la existencia de un acuerdo sin ningún tipo de conflicto entre los padres, lo cual resulta de toda lógica.

4.- Sin embargo, el legislador no estimó necesario, en ese entonces, la necesidad de exigir algún otro requisito de fondo para que el acuerdo de cuidado personal conjunto sea revestido de validez. Actualmente el artículo 225 del código civil chileno sólo exige, además del acuerdo, la formalidad de la escritura pública o el acta ante el registro civil, sin tomar en cuenta características que, a nuestro juicio, los padres deben reunir. Así, por ejemplo, la norma no considera el hecho de que, si uno o ambos padres han ejercido violencia contra alguno de los hijos en común, o bien, contra el otro padre, pudiendo operar sin problemas un acuerdo a pesar de detentar dichos antecedentes.

5.- Es perfectamente posible que, producto de ser víctima de fuerza, como vicio de la voluntad de los actos jurídicos, uno de los padres sucumba ante la presión ejercida por el otro y acepte someterse al cuidado personal compartido de los hijos en común. Como sabemos, la regla general nos señala que dicho acto es susceptible de ser anulado, pero mientras ello no sea declarado el acto es válido, siendo los menores sometidos a un régimen familiar que podría estar afectando el principio rector del “interés superior del niño”. Por ello, consideramos que, a priori, se le debe incorporar este requisito adicional a los padres que acuerden compartir el cuidado personal de los hijos en común, esto es, no estar sentenciados por actos de violencia intrafamiliar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *